Maestros rusos de la música clásica que más suenan en las radios

Los compositores rusos se han ganado un lugar permanente en la historia de la música clásica del mundo. Algunos hicieron las mismas reglas de la composición, mientras que otros rompieron esas mismas reglas. Otros estudiaron la música folklórica de Rusia en sus composiciones, o volvieron a imaginar la música medieval. Algunos de ellos incluso han llegado a definir la música del futuro.

Igor Stravinksy

La producción creativa de Stravinski abarco el desarrollo del neoclasicismo como un nuevo género musical en el siglo XX. Su activa carrera en giras, su esfuerzo por no repetirse en las composiciones y su capacidad para escribir en diferentes géneros hacen que sea un compositor inigualable.

Era abogado de profesión y había estudiado con Nikolai Rimsky Korsakov. Stravinsky era un compositor, pianista, director de orquesta y muy patriota. Los más entusiastas de su obra encontraron grandes raíces rusas en sus composiciones, a pesar de que estuvo 57 años fuera de Rusia.

Según comentan las viejas lenguas, se sospecha que tuvo un romance a escondidas con la diseñadora francesa Coco Chanel.

Dimitri Shostakovich

Shostakovich fue un legendario compositor en la era de la Rusia soviética, cuyas obras aún continúan figurando entre las más sonadas en las radios de música clásica e interpretadas en el mundo.

El autor había estado en multitud de discursos de Lenin, desde que era pequeño. Después de la muerte de su padre, obtuvo un trabajo como compositor de bandas sonoras para películas mudas. Regresó al cine después, escribiendo para más de 20 películas en la era soviética.

Podemos decir que la fama le llegó bastante temprano, a la edad de 21 años con su primera sinfonía. Lucho contra la censura soviética a lo largo de su vida, tal vez la razón por la que, decían sus compatriotas, casi nunca le podías ver sonriendo.

A pesar de que muchas de sus obras no lograron encontrar la fama, fue condecorado numerosas veces por sus logros. Su última obra, ‘Inmortalidad’ fue escrito en sus últimos días, tras luchar contra un cáncer de pulmón.

Alfred Schnittke

Este famoso compositor ruso, provenía de una familia germano-judía, y el ruso era su segundo idioma. El primer instrumento que aprendió a tocar, todo un logro, por cierto, fue el órgano de boca.

Su enfoque en las composiciones era la mezcla de muchos elementos diferenciadores. Algunos fanáticos se mostraron muy entusiasmados por la inclusión que hizo Schnittke de guitarras eléctricas y bajos en obras orquestales.

Deja un comentario